Milena

Cruzando los límites

Estuvo un par de meses con aquel tipo, que la doblaba en tamaño, el primer mes junto a otra chica, una niña de más allá de las estepas a la que nunca le crecieron las tetas y que reventó antes de que consiguieran estrenarla.

El mundo entero es una broma

Un salacot en mi sopa

La suya es una relación basada en la obsesión por desvelar y, a la vez, por preservar unos secretos que los mantienen tan unidos que se diría que ambos son un mismo ser con dos cuerpos, dos sexos y dos edades diferentes.