Objetivo

Rincones oxidados

Acercarse a la vieja obviando el olor a amoniaco que desprendían sus arrugas; tomar, entre las suyas, la mano temblorosa de uñas abandonadas, y decirle: ¿me deja, bonita, que le haga una foto?