Margarita

Retales

No hace caso de la maldita publicidad de las colonias, ni de los anillos de diamantes, ni de las sortijas con rubíes, ni los deshabillés con festones bordados, ni de las braguitas de blonda.