No leíste los cuentos

Ultramarinos y coloniales

Y así te va.
Ya es tarde para lamentos
se hace tarde
y pronto estará oscuro.
¿Ves esta boca, amor?
Está hecha a medida de tus sueños.
No hay tiempo ya: cierra los ojos.
No leíste los cuentos
y ahora yo -así es la historia-
tendré que comerte.


Comparte este artículo


Más artículos de Brezmes Alfonso

Ver todos los artículos de