Nadias

Chamanita Muskaria

 

Para las niñas ángeles que sangraron bajo el edredón ocultando sus caras tras las alas rotas, para las Perséfones desconcertadas que han visto el pánico en los ojos de su madre, para las amazonas de los arrabales tabularios que soportan vejaciones que ningún oro del mundo podría pagar, para las Juanas de todos los sures que enmascaran los besos de furia de sus hombres con capas de maquillaje y jara, para las elfas de viento a las que les han tapado la boca en los portales de cualquier ciudad, para las compañeras de las comunidades indígenas que sufren la violación y la masacre de su cuerpo y de su tierra a manos de militares y corporaciones capitalistas bastardas, para las viejitas que han acallado toda la vida su sufrimiento porque las madres de sus madres les pasaron el estigma del silencio y la resignación, para las NADIAS que han amanecido acuchilladas en nombre del mal llamado amor, para todas nosotras, las mujeres de todos los mundos que han llorado, gritado, callado, temido, resistido, amado, luchado… mi energía, mi fuerza, mi palabra.


Comparte este artículo