Metagrama

Trampantojos

 

Juego mediante el cual, partiendo de un vocablo, se llega a otro diferente a través de una sucesión de palabras, cambiando solo una letra en cada paso.

 

CORTA ya, es lo que me dan ganas de gritarle cuando se comporta así conmigo, pero las palabras se me quedan congeladas en la garganta.

Una CARTA, puesto que no soy capaz de decírselo a la cara, a ver si escribiendo logro expresarme sin que me cohíba su mirada de reproche.

HARTA me tiene, no lo sabe bien, he tenido más paciencia que una santa, he aguantado carros y carretas, pero todo tiene un límite.

HASTA aquí hemos llegado, no le vuelvo a pasar ni media tontería, mi vaso, primero, se ha colmado y, al final, ha acabado por estallar.

BASTA, esto no son más que gilipolleces, a quién quiero engañar, jamás podré manifestarle mi descontento, ni de viva voz ni por escrito, nunca conseguiré reunir el valor suficiente.

Me BASTO y me sobro a mí misma, mira que me lo repito una y mil veces, no le necesito, soy una persona de recursos, de eso estoy segura.

Soy PASTO de mil dudas, como cualquier ser humano, pero he de tomar las riendas de esta situación, es algo que no puedo postergar más.

Si PARTO hoy, si me voy ahora mismo, sin ponerme más excusas, ya no sería necesaria esa confrontación que tanto me paraliza.

Siempre PARCO en palabras, él jamás me pediría explicaciones, ni me buscaría, quizá ni siquiera le importe.

Otro BARCO pasará, lo sé, podré subir y surcar otros mares, descubrir paisajes insospechados, respirar brisas limpias y frescas.

Este BANCO en el que estoy sentada, pensando y repensando mi porvenir, es la primera parada de un viaje que comienza en este preciso momento, porque, qué coño, la vida es demasiado CORTA.


Comparte este artículo


Más artículos de Grandal Ana

Ver todos los artículos de