Meknés

Sin timón y en el delirio

 

 

Meknés,

el ruido

más fuerte

es el gol,

o la falta

o la fuera

bajo azulejos

de velos

y estrellas.

Ciudad

imperial,

sorda

y muda

de acciones:

una pantalla

espontánea

resume

la vida

y el tiempo

por igual.

 

 

Fotografía Lolita Lagarto


Comparte este artículo


Más artículos de Muñoz Jaume

Ver todos los artículos de