Levitación acústica y poética

Perplejos en la ciudad

 

La levitación acústica es un fenómeno físico no lineal relacionado con las ondas acústicas (ya sea sonido, infrasonido o ultrasonido) que consiste en que al incidir en un objeto y bajo determinadas circunstancias, las ondas acústicas logran mantener ese objeto suspendido en el aire sin necesidad de contacto alguno, de ahí el nombre de levitación.

Wikipedia

Dice que ha perdido la onda, la onda acústica, y ya no puede levitar como antes, cuando un solo poema le hacía subir y bajar, levitando, ahora hacia arriba, ahora hacia abajo…, y otra vez hacia arriba.

Un constante éxtasis poético que dedicaba a las chicas del club de rock del barrio, a las que, sin embargo, enamoraba en vano con sus poemas ilegibles y sus pasos de baile. Era algo que nunca llegó a comprender del todo, pues no escribía ni bailaba tan mal, decía cuando otra novia lo dejaba plantado en la acera.

Ahora, con la edad, ha aprendido a controlar los poemas y los sentimientos mediante esos movimientos científicos propios de la levitación acústica, de la que en su día ya fue pionera santa Teresa de Jesús, entre otras y otros místicos y poetas.

De todos modos, dicha técnica no es tan sencilla como podría parecer a simple vista. Al comenzar a levitar, como no dominas aún los movimientos del ascenso y descenso, caerá en la desesperación todo aquel que sea neófito en cuestiones de poesía, amor y levitación.

El ascenso, por supuesto, es lo más gratificante, y de ahí también el peligro que entraña el descenso. Dado que uno, al descender demasiado alegre y confiado por la gratificación del ascenso, tiene un alto índice de probabilidades de accidente: tropezar, darse de bruces contra el suelo duro y sucio de la realidad, y resultar herido de muerte. Como ya nos advertía el poeta Maiakovski en su carta de despedida: “La barca del amor / se ha estrellado / contra la vida cotidiana”.

Como así ocurre, por los siglos de los siglos, cuando llega el día triste en que una novia o novio te substituye y levita con otro.


Comparte este artículo