Las veces

Susurros a bocajarro

Myriam 1

De todo tiene que haber una primera vez.
Eso te lo dicen casi desde el principio.
Y te lo crees.
Y la vocecita del consuelo te lo recuerda,
sobre todo, cuando esa primera vez sale mal, o fatal, o no sale.

Lo que no te advierten desde el principio
es que, de todo, también hay una última vez.
Te enteras luego.
Y mucho más tarde, demasiado,
entiendes que era ésa.

Y un buen día te plantas.
Y la vocecita del consuelo,
–de las primeras veces fallidas,
de las últimas inconscientes–,
estalla en un grito adelantado:
¡Ésta es la última!

A punto de llegar al final,
aprendes que esa decisión
la has tomado demasiado pronto.

Pero… para eso, aún falta.


Fotografía de Susana Blasco.


Comparte este artículo


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de