La magia es lenta

La rana dorada

frank

Las muñecas están impregnadas de ángel, como las ocasiones…

 

Hay un día único
en que la partida de las imágenes
no remontará el saber de la arena…

allí nos recordaremos pues,
como los huesos a las reses,
y las viejas casas a los terrarios…

compartiendo un chapuzón de rayos
aguardaremos impertérritos
a las grandes serpientes…

sólo mulas viejas que se ciernen ante el matadero.

Día sin mañana,
acariciado por las cenizas
leves y letales
de soles distantes…

como un electrodoméstico
sin pilas
abandonado en el Tíbet.

 

Fotografía de Lolita Lagarto.


Comparte este artículo