La casa sola

Las ciruelas tibias

casa2

 

la casa grande

cerrada

la de los techos altos

y ventanas azules

vive sola

 

y donde habitan

candados y cadenas

hacen nidos las arañas

de la tarde

vistiéndolos de blanco

 

que mi amiga yolanda

las escupe de lejos

porque les tiene miedo

 

la raíz de la higuera

tiene rodillas negras

asomando baldosas rotas

restos de hierba

y lagartijas doradas

al sol del otoño

 

comentaba mi madre

que el último de los torres

se sigue ahorcando

todos los veinte

de febrero

a las tres y media

de la tarde

 

y hay que ponerse

de espaldas a la casa

para no verlo

 

que don luciano

fue a investigar

y nunca más volvió

 

cuando se rompieron

los cristales de la puerta

de entrada

en la última tormenta

y al otro día por la mañana

apareció cubierta de cartones

desde adentro

a todo el barrio

se le pusieron los pelos de punta

 

una tarde robando higos

encaramado entre el árbol

y un saliente de la ventana

descubrí una niña

mirándome fijo

en silencio

 

tenía el pelo largo

gris

y me sonreía

 

luego corrió las cortinas

 

la mañana del ruido

de la grúas y los camiones

me levanté

y vi como tiraban la casa abajo

 

decían que iban a construir

un nuevo supermercado

 

en el último camión

cargado de escombros

iba un enorme espejo roto

 

corrí desesperado

y cuando me acerqué

vi a un niño

que me miraba

cansado

y con tristeza

 

Fotografía de Lolita Lagarto

 


Comparte este artículo


Más artículos de Novak Stojsic Jorge

Ver todos los artículos de