Junio

Crónica de los días que pasan

 

Junio regresa a camelar las tardes con realidad de promesa cumplida, eternidad en el césped de piscinas urbanas hacia la inminente y ansiada luz de otro verano.

Pasear se traduce en lenta plenitud-pausa por mucho que el azar venga empujando los destinos.

Expandir de mañana los brazos hacia el resplandor rotundo que empapa la retina, transformándola en un punto mínimo y llorar de júbilo.

Brillo de estelas artificiales, de mil colores superpuestos que nos hacen a todos suspirar entre túneles finitos hasta alcanzar el mar que espera como amante anclado, leal, fidelísimo y ciego.

Junio: salto sempiterno y aleluya.


Comparte este artículo


Más artículos de Viuda Nuria

Ver todos los artículos de