Hexágono

Ultramarinos y coloniales

 

Ese hombre es el jefe de una pequeña empresa que hace y distribuye pintura para carrocerías, un día, a media mañana, recibe una llamada de un taller, todavía no ha llegado el pedido que han hecho a primera hora, y tienen prisa, porque el cliente les está apretando las tuercas, ese hombre tiene tres empleados, uno de ellos es este hombre, que es el encargado de suministrar el material a la zona de la ciudad desde la que ese hombre ha recibido la queja, ese hombre llama a este hombre por teléfono y lo abronca, y cuando este hombre le dice que está en un atasco, ese hombre no admite ninguna excusa y le amenaza con despedirle, luego este hombre llega a la empresa, como tiene por costumbre, antes de la comida, están todos los empleados, y ese hombre humilla a este hombre delante de sus compañeros, le grita, le llama pringado, le dice que no sirve para el trabajo, también que no está capacitado para nada y que le mantiene en plantilla por compasión, y le sentencia, no te fíes, la próxima vez me paso tu contrato por el culo, te pago la mierda de indemnización y te mando a la puta calle.

Este hombre tiene horario laboral partido, su casa está a dos manzanas de la tienda y cada día come con su mujer, esta mujer está en paro y desde hace tres meses hace la comida, comen solos, el niño que tienen lo hace en el comedor del colegio, un día, después de tragar la primera cucharada de lentejas, este hombre golpea la mesa, le grita a esta mujer, están sosas, esta mujer se levanta a por el bote de sal, y se lo coloca junto a su plato sin decir palabra, este hombre lo retira violentamente, el bote se cae y toda la sal se derrama por el suelo de la cocina, esta mujer sale de la cocina y vuelve con la escoba y con la fregona, este hombre continua abroncándola, toda la comida que haces está sosa, y cuando no está sosa está fría, y cuando no está fría está caliente, eres un puto desastre, y concluye, luego no me vengas con llantos si me voy con otra.

Esta mujer recoge cada tarde a su hijo cuando sale del colegio, este niño tiene siete años, un día, cuando han regresado a casa, a la hora de la ducha diaria, esta mujer ve que este niño tiene una herida en la rodilla, se enfada con él mientras comprueba que el pantalón tiene un siete, esta mujer le grita, muy bien, herida en la pierna y pantalón roto, ¿te parece bonito?, este niño le dice que estaba jugando al escondite y que se tropezó en unas escaleras, esta mujer le da una bofetada a este niño, que empieza a llorar con desconsuelo, el desprecio prosigue con una batería de preguntas, ¿cuántas veces tengo que decirte que andes con cuidado?, ¿eres consciente de la cantidad de veces que te caes?, ¿ahora que hago yo con estos pantalones?, ¿te crees que hay dinero para todo?, y luego le insulta, este niño llora a moco tendido, mientras espera desnudo a que esta mujer le bañe, eres un negado, un torpe, y no aprendes, ¿no te da vergüenza?, esta mujer empuja a este niño hacia el plato de ducha, abre el grifo y este niño se queja de que el agua está muy fría, pues te aguantas, sentencia esta mujer, y lo enjabona mientras farfulla, varias veces, entre dientes, vaya ocurrencia, tener hijos para esto.

Este niño juega con ese niño a la hora del patio, son compañeros de clase, un día, jugando a ver quién corre más, ese niño está a punto de llegar el primero a la meta, y este niño se acerca, primero lo empuja y finalmente lo zancadillea, ese niño no dice nada, la mayoría de sus compañeros y compañeras le pegan, se burlan de él y le humillan, y nunca dice nada, a nadie, ese niño llora en el suelo, le recrimina a este niño por lo que ha hecho, y este niño lo patea ahí mismo, ese niño sale corriendo, este niño le persigue, ese niño lo amenaza con chivarse al director y este niño le coarta con el ultimátum de matarlo.

Ese niño vuelve a casa con su madre, un día, ese niño le dice a esa mujer que tiene papada, no es la primera vez que se lo comenta, esa mujer calla, cuando llegan a casa, ese niño le pide a esa mujer que le haga los deberes, y esa mujer se los hace, luego ese niño juega a la video-consola, no puede pasar un nivel y le pide a esa mujer que lo haga ella, pero esa mujer tampoco puede y ese niño la zarandea, le recrimina que es importantísimo superar este nivel para tener más facilidades para el siguiente, y la golpea, rabioso y lleno de ira, esa mujer calla, no se resiste, incluso cuando le acusa de no ser una buena madre y le suelta que cada día es más vieja y está más fea y que le gustaría ser hijo de otra madre, más joven y más guapa.

Esa mujer y su marido se van a la cama después de haber visto la televisión, su hijo lleva dos horas dormido en su habitación, un día, esa mujer le mete mano a ese hombre, pero ese hombre no responde al estímulo, esa mujer insiste, se quita la ropa, se adentra entre las sábanas, le baja los pantalones del pijama a la altura de las rodillas y se mete el pene de ese hombre en la boca, pero ese hombre sigue sin responder al estímulo, esa mujer asciende por el pecho de ese hombre hasta llegar a su boca, lo besa, pero ese hombre nada de nada, ni abre la boca, solamente le dice que ha sido un día duro en el trabajo, con una bronca monumental con uno de sus empleados, esa mujer le dice que le importa una mierda y explota y maldice el día en que se casó con ese hombre, le grita, todo lo que me has dado han sido desgracias, se manosea las tetas y le humilla, le dice que ese cuerpo no es para ese hombre, impotente los días impares y con eyaculación precoz los días pares, ese hombre no se defiende de ningún cargo, y, pasada la tempestad, se queda dormido, como cada noche, en calma.


Comparte este artículo


Más artículos de Balazkez Kez

Ver todos los artículos de