Eres agua

Las cuatro elementas

Querida amiga:

En el principio fue el Verbo. Pero recuerda que el Verbo se hizo Carne y la Carne es Agua. Te sintonizo en términos heurísticos, a un lado y al otro de este canal que nos percibe, saltando pantallas, teclados, cables, susurros, timbres, campos de distancia. En ese eje me planteo versos para allí, desde aquí, y así me construyo en estos espacios intermedios de las redes y los sharing.

¿Por qué tú? No por que seas rubia. Ni por desenroscar el frasco de esencias y el vértigo de las cajas de Pandora.

Podría haberlo dedicado a otros poetas difusos; al cantor del valle y de la luna, al chamán de cultos orientales, a los épicos, a los distopicos, a los mayestáticos, a los incapaces, a los patéticos. Pero acudiste tú y sé que esto no es fácil de explicar.

Por eso te lo cuento, con la improbable ambición de que lo leas:

.

Sé agua.

Siéntete agua.

Derrámate, zambúllete,

no necesitas respirar

solo el agua es necesaria,

refréscate, deslízate.

Profundiza hasta estados abisales,

envuélvete en las ondas

deslízate suave y untuosa,

vuela en la espuma,

retuerce tu cuerpo en la figura necesaria.

Siente fluyendo en el fluido,

cascada que salta sobre riscos desbordante,

sinuosa en lagunas con nenúfares y puentes verdes,

abrazando navíos en los mares del sur,

naves piratas que hermanan sus cascos con tu ser,

tifón arrastrada de sitio ignorado a ninguna parte.

Te sientes tan agua que ya no añoras la carne, esa tan prescindible al parecer.

Eres agua, tan agua, que incluso podrías estar embotellada.


Comparte este artículo


Más artículos de López Juan

Ver todos los artículos de