El tipo de Zara

Charnego de mierda

 

El tipo de Zara se pasa el día conduciendo. Por eso nunca sale en la tele, ni en los periódicos.

Dice que así piensa con mayor claridad. Siempre en marcha, siempre en un Ford Sierra del 83. No en el mismo, claro. Se ha hecho construir una flota de Ford Sierra del 83 listos para conducir en caso de avería. Por lo visto, en otros coches no piensa igual, necesita la rutina de su Ford para despejar la mente de detalles superfluos y dejarse llevar por la intuición del asfalto.

Y es que el magnate nunca planifica una ruta antes de partir. Simplemente enciende el motor y conduce. Se da cuenta de que tiene que ver a tal o cual persona a medida que, en su vagar, se acerca a ella. Entonces, llama a su secretaria y concierta una cita. Empresarios, políticos, etc. cancelan sus agendas y van a la gasolinera que se les indica. Al cabo de un rato aparece el Ford Sierra; míster Zara les invita a subir y, mientras conduce, sin que nadie les siga, les plantea el tema de la reunión. Cuando acaban, el entrevistado baja en la siguiente gasolinera desde la que llamará para que pasen a recogerle.

Este es su método: reunirse con un máximo de cuatro personas al día, conduciendo sin destino mientras habla de negocios, durmiendo cada noche en una ciudad distinta. Cuando no le queda más remedio, utiliza su avión privado pero en cuanto toma tierra, en la misma pista del aeropuerto, le espera uno de sus Ford Sierra.

Se le ha planteado la posibilidad de instalar en los coches un dispositivo de seguimiento para ayudarle en caso de necesidad, pero el señor Zara es tajante: no piensa con la misma claridad si se siente vigilado. Además, si los que controlaran esos dispositivos empezasen a hacer especulaciones sobre la dirección que toma, la economía de países enteros podría verse afectada.

El tipo de Zara, el hombre más rico del mundo, es también uno de los más estrambóticos. Pero uno no llega a romper la lista Forbes comportándose de manera vulgar. Y todo eso sin tener nunca un accidente, ni siquiera una multa de tráfico, en los treinta años que lleva recorriendo las carreteras de medio mundo.


Comparte este artículo


Más artículos de de Diego Carlos

Ver todos los artículos de