El lugar equivocado

Luciérnaga intermitente

 

Conocer a las personas en el lugar equivocado
crea expectativas que nunca se cumplen.

*

Allí estabas tú
con el mar invasor asomado a tus ojos
implorando mi ser.

No supe interpretar que fueses tan visible.

Tarde me percaté de que desencajabas;
un rayo de sol en la noche.
Suavemente me vestiste de luz y me hallé en el día.

Ahí no era yo, ni estaba yo.
Ahí eras tú y estabas tú.
Sin espacio a un nosotros.

Y renuncié a no poder volver a ser feliz.


Comparte este artículo


Más artículos de Benítez del Canto Anna

Ver todos los artículos de