Dos metamorfosis y la resolución de un enigma

Pesca de arrastre

 

1

Cuando despertó el escarabajo pelotero, después de una noche intranquila, se encontró en el suelo de su cubículo convertido en un horroroso ser humano, afeitado y perfumado. En vez de un abdomen rugoso y seis patas peludas se halló dueño de dos brazos musculosos y dos piernas bien torneadas, además de un torso liso y bien tonificado.

—¡Joder, qué pinta más rara tengo! Y llego tarde al trabajo. ¿Dónde habré puesto mi pelota de excrementos? Si la pierdo, estoy apañado. De ésta seguro que me despiden.

2

A resultas de un calentón repentino, aquel bicho ovíparo y alado del Cretácico, llamado Hotecantote -de rima fácil y obscena-, mantuvo sexo frenético con una reptil prediluviana y casquivana. De esa aberración derivó una nueva especie animal. Primero surgió un huevo. Y luego otro. Del primero, un gallino; del segundo, una gallina. Y del incesto posterior de ambos vinieron nuestros pollos –y pollas- modernos.

Así queda desvelado el misterio: el huevo fue lo primero. Que lo sepáis. Que ya andamos hartos de la dichosa preguntita.

3

El repugnante monstruo verdoso irrumpió violentamente en el laboratorio, como elefante en cacharrería, y tras pegar algunos manotazos aquí y allá rompiéndolo todo y salpicando el suelo de esquirlas de vidrio, se bebió de un trago la pócima burbujeante de color rosa que estaba sobre el aparador. Como un rayo se obró el milagro y donde había engendro del demonio lleno de músculos, con pinta de cachas de gimnasio atiborrado de esteroides, hubo un milord inglés de exquisitos modales y hablar refinado: “¡Caramba, caramba! Creo que me he pasado con la dosis. No esperaba yo convertirme en un británico cursi de esos que votan al “Conservative Party”. ¿Puede haber algo más monstruoso?”


Comparte este artículo