Desayuno en el bar

Susurros a bocajarro

cruasan sepia

—Buenos días, ¿qué te apetece?

—Buenos días. Un café con leche y un cruasán, y volver a la cama y seguir durmiendo, pero como no puede ser… pues un café con leche y un cruasán… ¿Y a ti?

—Llevarte a la cama ese café con leche y ese cruasán, y quedarme allí contigo, pero como no puede ser… ¿te lo tomas aquí, en la barra?

A veces es maravilloso que se estropee la Nespresso de la oficina, encontrar una voz detrás del aroma a café y escuchar lo suficiente para devolver la pregunta y llenarse el buche de respuestas.

Montaje sobre un fotograma de “Desayuno con diamantes”.


Comparte este artículo


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de