Cuántas necesidades en cuán poco tiempo

Ultramarinos y coloniales

 

Ná: quemestoy acabando el petardo y me digo: “Voy a enchufarme un tiro”.
– Necesito sustancia y herramientas. Toy tardando.
Las arrejunto, dispongo la ejecución… y héme aquí quementra ardor de estómago: Necesito un Almax.
A tomar por culo a mi dormitorio, en el otro extremo de la casa, ida y vuelta.
Por el camino me siento un poco nervioso, tosiendo como un asmático. También necesito un Ansium.
Me zampo el Ansium, recorro el camino de vuelta y, cuando ya estoy abriendo la puerta del estudio, me vuelve el ardor: ¡Coño, mesaolvidao el Almax! Lo necesito. De vuelta al botiquín.
De camino pienso: Y también necesito sorberme los mocos –acción que ejecuto sobre la marcha–, y… también necesito una dosis de Respibien, pa despejar la tubería.
Otra vez en el dormitorio, me esnifo doble dosis Respibien.
De vuelta el estudio… de vuelta súbita también el puto ardor: ¡Coño, el puto Almax! Ahora lo necesito más que nunca.
El ajetreo, el ardor y la prospectiva del disparo me ponen otra vez nervioso: más toses asmáticas, ahora acompañadas con retortijones de estómago y arcadas. Necesito tres Almax pa compensar.
Y también necesito una lavada urgente con agua fría de manos, muñecas, cara y nuca. Con los putos nervios no se juega, que de sobredosis está el mundo lleno.
Procedo. Vuelvo.
¡Cojones: otra vez el puto ardor, y otra vez que meolvidao del Almax!
Por el camino, mentran ganas de mear. Necesito mear.
Lo intento, pero con la ansiedad no lo consigo.
A la que vuelvo, pueden imaginarse: el puto ardor de los putos güevos del mismo Satanásssss….
Directo al botiquín del dormitorio.
De paso intento mear, pero tampoco hay suerte.
Esta vez no meolvido del Almax. Cuando me lo voy a meter en la boca, me doy cuenta de que ya tengo uno en ella, de no menterao cuándo…
Agarro el blíster entero por si necesito más y vuelvo al estudio.
Cuando voy a enfilar el tiro en la cañería, mese ocurre una chorrada graciosísima a publicar en el face… Necesito escribirla y publicarla tras el café, que si no se me olvida.
Mientras la escribo, me acuerdo de una galería de fotos guarras que mestoy currando y, tras publicar el post, me lío a depurarla: selección, ordenamiento y retoques fotográficos. La cosa lleva su tiempo…
Al rato mentra un bajón físico tremendo: los cuatro Ansium están obrando su efecto. Necesito un café muy cargao.
A tomal pol culo a la cocina a poner el puchero en el fuego.
El puchero echa humo y hace un ruido raro: mecagoenlaputa; necesito echar agua en él.
Mientras el café se hace y doy frenéticas vueltas de impaciencia de un lado a otro esperando que yerva el agua, pienso en mil necesidades importantes que tengo que satisfacer de inmediato. Algunas las satisfago: más Almax, intentar mear de nuevo, echarle un ojo rápido a un par de fotos sibilinamente guarras que tengo que publicar de inmediato en la página secreta para una destinataria secreta, personal e intransferible…
Qué coño: necesito publicarle las fotos ya, con amorosa y cochinísima dedicatoria incluida.
Cuando vuelvo a la cocina, el puchero humea a mogollón: ¡necesito volver a echarle agua, cojones!
Por abreviar: al fin consigo el café, me lo sirvo con medio vaso de azúcar moreno de supermercao y me lo bebo.
¡Hostiás, el disparo! Lo necesito YA.
Salgo disparao.
Ante la mesa, con todo dispuesto, el café hace su efecto y, combinao con el incesante humo del tabaco que ingreso en mis pulmones, provoca que mestallen de nuevo los ardores, arcadas y toses asmáticas. Necesito otro Almax.
En el dormitorio no está el blíster: lo busco por todos laos.
¡Joooderr, si me lo llevé al estudio! Necesito el Almax.
En el estudio, mis nervios no cesan: necesito tranquilizarme y practicar la respiración abdominal.
Mientras lo hago, necesito meditar sobre el bien y el mal. Medito.
Ya más tranquilo y con los ardores en lapso de tregua, al retornar en mí veo ante mis ojos el trallazo: tercio gramo ya picaíto y alineao…
Ahora sí: lo Necesito y me lo he ganao a pulso.
Echo todo el aire de los pulmones, abro el orificio de la napia, y voy directo a por él:
A por… a… a…
Aaaat…. CHIIIÍSSS!!!!


Comparte este artículo


Más artículos de El bicho

Ver todos los artículos de