Nazario

Retales

La madreselva amenaza con sus capullos todavía verdes, cerrados, hacerse insoportable con su aroma.