Suicidio

Reflejos

Entre el cielo y el mar un rubor. ¿Para qué, un nuevo día? Nada conducía a ninguna parte hacía demasiado tiempo. A la felicidad, desde luego, no. Nunca.