Das Boot

Oscuro, casi negro

Yo no tenía miedo, creo que el estado de estupefacción ante la vida, incluso en sueños, nunca lo he superado, pero me invadió una angustia como nunca había sentido antes.