Maestría

M de Mirinda

La ruta hacia la intimidad no puede ser sino intuida en sus primeros pasos, pues titila, está anegada de dudas encantadoras y es tan frágil como la mica.