Orfeo sin pies ni cabeza

La rana dorada

Orfeo no es el “orfismo”, del mismo modo que el Capital no es el “capitalismo”. “Cristianismo” y “orfismo”, así como “socialismo” y “capitalismo”, sí que andan necesitándose los unos a los otros y concatenados.