Viejas, feas y locas

Casa de citas

Ataviada con vestidos escotados, pelucas y alhajas de mal gusto, la Crawford pasea sus cejas hiperbólicas y sus andares hombrunos por la granja donde vive su hija, que es escultora, y donde no faltan hachas para inquietar al espectador.