Amor eterno

Susurros a bocajarro

Decidimos levitar los pies del suelo
ir de blanco al cementerio
las manos tomadas
los dedos cruzados
y un ramo de raíces como ofrenda.

Le rezamos un te quiero al dios de lo posible
y le pedimos telescopios al cielo de los topos.
Todo lo concedieron.
Y de pie, con los brazos en cruz
marcamos el lugar en que nacimos.

Y nos quedamos muy quietos
y dejamos pasar años viendo amanecer
y el ramo de raíces prendió en la tierra
y lo vimos crecer hacia lo hondo
y el tiempo no pasó nunca.

Se equivocaban los oráculos:
al amor no hace falta avivarle las llamas
solo hay que saber cuando enterrarlo
así puede tenerse siempre intacto
en la tierra de los sueños por cumplir.

 

Fotografías de Susana Blasco


Comparte este artículo


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de