Almendras

Susurros a bocajarro

52090

.

Los primeros días me pinté de miel:
polvo de amor robado a los pistilos
cocinado al rítmico zumbido de la abeja,
especiado con la promesa velada de lo ardiente.

La dulzura invita a morder a los golosos.
Pero la decepción les seca la saliva
cuando les pierde la avaricia del querer,
y se atreven a morder:

estoy amarga.

.

Durante un tiempo me bañé en sal:
botín de la victoria del mar contra la roca
que borda de cristales la cola a las sirenas
y espesa el agua para que, flotando, alcancen la orilla.

La escarcha salina atrae a los marineros.
Pero les pierde el ansia de aventura,
se arruina su arrojo cuando, osados
se atreven a morder:

estoy amarga.

.

Es la podredumbre, que me tiene tomado el sabor.
No sirve vestir de camuflaje a la amargura
que empezó a corroerme el día que, ilusa,
me dejé quitar la cáscara.

Fotografía de Susana Blasco


Comparte este artículo


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de