Abril

Crónica de los días que pasan

 

Atenazado de silencio y nieve tardía asoma abril entre los riscos, y su conmiseración por todos nosotros, espectadores absortos, realiza el milagro del que quedarán prendidas-prendadas las retinas. Mostrarnos el mosaico de verdes descendentes en escala de color, es objetivo a cumplir para este mes bisagra.

Cada brote resplandece en estallidos alcanzando el clímax, como todos nosotros, que también hemos vivido el culmen o la gloria y en el cenit el relámpago, todos nosotros…

Alzando y descalzando la mirada y los pies al ritmo del silencio invasor que, en el fondo, encapsula en gasas invisibles el miedo, todos nosotros…

Para decir tu nombre: ABRIL, debe arrastrarnos la vida hacia tus ríos, estrenando el agua retenida en los neveros.


Comparte este artículo


Más artículos de Viuda Nuria

Ver todos los artículos de