Se arrebolan las mejillas

Luciérnaga intermitente

 

 

 

Se arrebolan las mejillas

sorprendidas en renuncio.

Brotan flores

en la tierra apretada de los sueños,

pasos frescos

por el camino antiguo

me traen jugosos besos

de esa boca lejana

que siempre está conmigo.

 

 

Fotografía de Jaluján


Comparte este artículo


Más artículos de Benítez del Canto Anna

Ver todos los artículos de