Taconeo

Luciérnaga intermitente


taconeo-1-2


A veces se me olvida que existe la distancia
y todo cuanto amé está dentro de mí.

*

El Sur me atrapa en el sonido de la fuente
y se agrieta mi corteza de Norte.

Sabia densa y pegajosa rezuman mis sentidos;
un rayo me endereza,
saco pecho y ¡me siento entera!

Entonces puedo con todo;
con tu pena, con su rabia,
con el frío de los pies desnudos
y con la cruz que me cosí a la espalda.

Me remango las lágrimas
y sacudo un taconeo para entrar en calor.
Qué fuerza me mandan las raíces,
qué sonrisa dibujan en mi alma,
cómo esconde el dolor en sus lunares
y ¡qué bien me sienta comerme las letras!


Comparte este artículo


Más artículos de Benítez del Canto Anna

Ver todos los artículos de